Eólica: más barata que el carbón, el gas y la nuclear



Visit website

Energetica 

Eólica: más barata que el carbón, el gas y la nuclear
La electricidad que procede de la eólica terrestre en Europa ya cuesta menos que el carbón, que la nuclear y que el gas, lo que proporciona a los gobiernos una gran oportunidad para acelerar la descarbonización de la economía. De hecho, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) pronostica que las renovables serán la principal fuente de nueva energía de aquí a 2040. Ese año, la eólica estará entre las principales fuentes de electricidad y doblará a la solar, según asegura la AIE en su World Economic Outlook (WEO). La Comisión Europea espera que la eólica represente al menos entre un 43 y un 45% de toda la energía renovable que se produzca hasta 2030. Esto supondría un aumento de la potencia instalada hasta 260 GW en 2019 y 590 GW en 2024.

De ahí el interés de las empresas por la eólica. “La inversión en parques eólicos tiene lógica empresarial. La eólica es ilimitada, renovable y gratis y ayuda a mantener nuestros costes bajos, lo que encaja en la visión de Ikea. Nuestra estrategia de renovables nos da más control y nos permite cubrirnos frente a la volatilidad de los precios de la energía y al final eso nos permite mantener los precios lo más bajos posible para nuestros clientes”, afirma Doug Greenholz, presidente para EE UU de Ikea Property.

El sector financiero está de acuerdo: bancos como BNP Paribas o Bank of America están desinvirtiendo en combustibles fósiles y aumentando las inversiones en renovables. Citibank dice incluso que al “hacer la transición hacia una economía limpia habremos ahorrado unos 1,8 billones de dólares en 2040”.

“La lógica de invertir en energía eólica descansa en tres pilares: una tecnología madura con una trayectoria de éxito en introducir evoluciones tecnológicas, un flujo de ingresos predecible basado en tarifas reguladas y prudentes previsiones, y el incremento en la competitividad de la eólica”, señala Jean-Laurent Bonnafé, CEO de BNP Paribas.